Alternativa Laica lanza el siguiente comunicado por las declaraciones surguidas el 30 de diciembre en Madrid por parte de cúspide de la organización de la Iglesia católica en dichas fechas:

1 Que la libertad de opinión y la de manifestación son un valor constitucional fundamental y, por tanto, debe estar por encima del hecho de compartir o no las diferentes opiniones de quienes las expresen. Sin embargo, el ataque sin precedentes de la jerarquía católica a los valores y a la política desarrollada por el Parlamento y el Gobierno legítimos de España, utilizando como excusa la defensa de la familia, han superado por su gravedad los límites del respeto al pluralismo político de una sociedad democrática y madura como la española.

2 Afirmaciones del estilo de que se incumple la constitución, y se retrocede en materia de derechos humanos, o que se va hacia la disolución de la democracia… son en si mismas impropias de la cúpula eclesiástica y se inscriben directamente en la campaña electoral en lo que parece un ejercicio alejado de cualquier contenido religioso o moral para pasar a ejercer de infantería del principal partido de la oposición, en defensa de unas posiciones de la línea mas integrista de las desarrolladas por la jerarquía católica en España desde la transición democrática.

3 Alternativa Laica considera que la Constitución de 1978 recoge la laicidad del Estado entre sus principios al afirmar que “ninguna confesión tendrá carácter estatal” y que, por lo tanto, los intentos de imponer la fe o la razón religiosa de algunos a la razón legal de todos los ciudadanos, expresada por su Parlamento, es un intento baldío y condenado al fracaso pero que crea crispación en una sociedad asentada en valores de respeto a las diferentes opiniones.

4 A lo largo de la historia, el avance de los derechos civiles y el respeto a las creencias individuales se ha hecho a pesar de una Iglesia que siempre se asentó en las posiciones mas retrógradas en materia de derechos humanos, de regulación del matrimonio, del derecho a la libre convivencia o al divorcio, o al avance en la educación, especialmente si los valores a impartir no coinciden con los propios de un cierto ideario que desde los tiempos del nacional-catolicismo se continúa intentando preservar, y que como siempre utiliza diferentes varas de medir según sus intereses aquí en la tierra.

5 Una vez más, se pone de manifiesto que el derecho a organizarse libremente de la sociedad española y a dotarse de las leyes que sus ciudadanos decidan choca con los permanentes intentos de injerencia de la jerarquía católica y de un sector de su conferencia episcopal claramente representados por los intervinientes del acto del día 30. Los obispos pretenden que las leyes se sometan a los dictámenes divinos, que sólo ellos pueden interpretar, olvidando que la soberanía reside en el pueblo español, de quien emanan todos los poderes del Estado: Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

6 Alternativa Laica comparte la toma de posición de las fuerzas políticas de la izquierda y, en concreto, la nota hecha pública por la Ejecutiva Federal del PSOE en el día de hoy, así como el emplazamiento hecho al Partido Popular a clarificar si suscribe las opiniones de los obispos.

7 Por último, Alternativa Laica, con independencia de compartir o no los planteamientos de las distintas organizaciones políticas, considera que ha llegado el momento de replantearse en la próxima legislatura, con todo su rigor, las relaciones del Estado español con la jerarquía católica. Estas relaciones están construidas sobre privilegios que otorgan prerrogativas, tanto económicas como en materias estratégicas, como la educación, a una confesión religiosa que actúa como una organización multinacional que, lejos de expresar opiniones religiosas, se dedica a que sus más altos representantes, nombrados por un gobierno extranjero, como es el Vaticano, interfieran en la vida política de una nación soberana.

Anuncios