La industria española de la animación ha creado éxitos de alcance internacional, como Las tres mellizas, Teo o Pocoyó. Pese a la férrea competencia que domina el sector, estas producciones se han abierto paso en televisiones de un centenar de países. Pero el peso de la factoría nacional es reducido: apenas una de cada diez emisiones es de origen español. Las parrillas están colonizadas por las series extranjeras llegadas de Japón y Estados Unidos, países que suministran más del 60% de las emisiones.

En 2006 se emitieron casi 11.000 horas de dibujos animados.Ninguna de las dos series más vistas está orientada al público infantil.

Un estudio elaborado por la entidad de gestión de derechos Egeda detalla el reparto de las 10.818 horas de animación que las cadenas españolas emitieron en 2006. La cifra representa casi 500 más que el año anterior, incremento motivado, especialmente, por la implantación de nuevos operadores nacionales (Cuatro, La Sexta) autonómicos.

Por cadenas, las que más atención prestan al género son Antena 3 y La 2, que acaparan conjuntamente casi el 60% de las emisiones dentro del bloque de cadenas de ámbito estatal, con más de 2.200 emisiones cada una. A continuación se sitúa Cuatro (1.737), TVE-1 (741) y Tele 5 (648). El informe explica que La Sexta (nacida ese año) alcanzó entre agosto y diciembre 435 emisiones. Antena 3 abandera el ranking de las cadenas estatales que más tiempo dedican a la animación (53.000 minutos), pero su marca es superada con creces por la andaluza Canal 2 (120.000) y la catalana Canal 33 (108.000). La mayor parte de las emisiones se concentra en la franja matinal, mientras que en el horario de tarde sólo absorbe el 7%. Dentro de las cadenas nacionales, sólo La 2 incluye producciones animadas a la hora de la merienda.

Si se trata de poner nacionalidad a la animación, arrasa Japón, con 15.000 emisiones (casi el 38%), una poderosa industria que saca una notable ventaja a Estados Unidos (24%). Las obras europeas representan el 20%, y las españolas, poco más del 10%. El público infantil, que consume diariamente 140 minutos de televisión, es fiel a dos producciones veteranas: Los Simpson y Shin Chan. Entre los 650 títulos de animación que pasaron por la pantalla en 2006 son los reyes de la pantalla.

Nacidos en 1987 de la mano de Matt Groening, Los Simpson alcanzaron 3,7 millones de espectadores (31% de cuota de pantalla), mientras que la irreverente serie nipona Shin Chan marcó un techo de 1,8 millones (27,3%), según los datos de Egeda. Ninguna de las dos series está específicamente orientada al público infantil. Algunos expertos desaconsejan incluso que sean consumidas por los menores.

Frente a estos productos, ubicados en horarios estratégicos, las series españolas superan con dificultades el millón de seguidores. En el podio se sitúan Los lunnis, la serie, La banda de Mozart y Las tres mellizas. Ejemplos como éstos llevan a los autores del estudio a concluir que el problema de la animación española no es de contenidos, sino de estructura económica.

Fuente : Elpais.com.

Anuncios