Lo voy a dejar clarito, para que el que quiera lo lea, es un mensaje que he recibido de la FIda, sobre como están las subvenciones a las organizaciones cristianas desde algún grupo político.

No hay juegos, ni tetas, solo información veraz. Difunde el mensaje.

“Decir que el entramado económico de la Iglesia católica española la convierte en uno de los poderes fácticos más influyentes de este país aconfesional no es algo que sorprenda ya a nadie. Señalar que administra capitales que nunca han estado sujetos a una auditoría clara e imparcial tampoco. Y la afirmación de que sus monasterios, catedrales, templos, museos, centros sanitarios, asilos, universidades, orfanatos, guarderías, medios de prensa, empresas de seguros, organismos de inversión inmobiliaria y bursátil, editoriales, colegios o emisoras de radio producen anualmente unos abultados y nada transparentes beneficios terrenales forma ya parte de las resignaciones históricas de nuestro pueblo.

La capacidad de asombro de los españoles está saturada cuando se trata de la vieja Secta. Pero comprobar que su imperio, sus negocios, sus estructuras comerciales y sus inversiones en bolsa se subvencionan descaradamente por parte de gobiernos autonómicos democráticos y supuestamente honestos debería, al menos, suscitar cierto rechazo tanto en los viejos cristianos como en los nuevos descreídos. Y, si además, este tipo de malversaciones millonarias son tildadas de ayudas oficiales a fundaciones humanitarias y desviadas por mafias e intermediarios, aprobadas por Consejeros y Presidentes de la cosa pública y planeadas por Obispos y Vicarios Generales, la exigencia inmediata de justicia debería añadirse al mencionado rechazo.

 

Diversas organizaciones católicas, como “Mensajeros de la Paz”, “Humanismo y Democracia” o CIPIE son receptoras de enormes traspasos de dinero público. En la última legislatura del gobierno Aznar ya se alzaron diversas voces que denunciaron estas actividades delictivas, cuyo destinatario final son las arcas de la insaciable y santa Iglesia. La existencia de un pacto entre ésta y la derecha española es la causa que justifica una corrupción día a día más evidente, y que se ha concretado, recientemente, en dos de las Comunidades Autónomas manejadas por el Partido Popular.

 

El Gobierno que preside Esperanza Aguirre sigue subvencionando a ONG’s vinculadas al PP y a los Legionarios de Cristo (1). Según informaba ayer la Cadena Ser, la Fundación CIPIE, actualmente investigada por el Ministerio de Economía y Hacienda y presidida por el antiguo Jefe de Prensa de Aznar, es la organización que más dinero ha recibido de la Comunidad de Madrid durante el año 2007, alrededor de 1.089.000 euros. Una cantidad algo menor (exactamente 1.060.000 euros) fue donada a la IUVE, vinculada a los Legionarios de Cristo. Esperanza Aguirre ha asegurado que tales adjudicaciones obedecen a criterios “objetivos”. Y sin duda es así, dado que el fin declarado de esta última Fundación (integrada en la Red internacional Altius) es “rehumanizar a la sociedad”, lo que sin duda equivale para ellos a “cristianizarla” y a “evangelizarla”. Un proyecto “objetivo” tan ambicioso y preocupante como el de Teodosio el Grande.

 

Por su parte, la Consellería de Educación de la Generalitat Valenciana destinará en 2008 algo menos de 600.000 euros a la Fundación EIFOR del Opus Dei, en concepto de “ayudas al alumnado de ciclos formativos concertados” (2). Una organización que declara que la dignidad humana proviene de “Dios” (3) recibe así un importe casi equivalente al destinado a toda la red de guarderías infantiles. Y la Ley de Presupuestos que en breve aprobarán les Corts prevé una ayuda a los Seminarios Menores diocesanos de la Iglesia Católica de 1,74 millones de euros.

 

La nueva campaña publicitaria de la Secta católica se jacta del número de bautizos y matrimonios que sigue contabilizando, y argumenta apoyos a discapacitados, mujeres, niños, ancianos, inmigrantes y marginados para recaudar fondos, apelando a la buena conciencia y a la moral de los ciudadanos. Pero el discurso de la humildad y la pobreza, tan hábilmente utilizado por el clero de todas las épocas, no llega a ocultar del todo –al menos para una parte creciente de la población- el trasfondo de corrupción, de avidez monetaria y de auténtica estafa que los prelados, desde su púlpito, veneran y hacen venerar.

 

¿No habría llegado finalmente el momento de exigir responsabilidades, de aplicar garantías constitucionales y de derogar Concordatos, Acuerdos y prebendas derivados de la última Cruzada? ¿No habría llegado finalmente el momento de asegurarnos una definitiva separación entre el Estado y la ambiciosa milicia católica?

 

¿O acaso todavía, y per secula seculorum, las resignaciones y el silencio han de seguir presidiendo nuestra aconfesional e imperfecta cultura democrática?

 

NOTAS:

 

1. Cadena Ser, 15.11.07. “Esperanza Aguirre sigue subvencionando a la Fundación del antiguo jefe de prensa de Aznar”.

2. El País, 14.11.07, “El Opus y la escuela infantil se llevan el mismo dinero”.

3. Web de la Fundación EIFOR.

 

ENLACES:

 

Web de la FEDERACIÓN INTERNACIONAL DE ATEOS (FIdA)

Programa del I Concilio Ateo

Anuncios