Este es un post político y literario, si no te interesa olvídalo y no lo leas, lo aviso de antemano, pero, espero que si lo lees, lo leas entero. Me ha costado bastante tiempo realizarlo y buscar fuentes.Os dejó la historia aquí.
Después de un día un tanto otoñal, me dirigí al punto de encuentro, allí ya me estaban esperando, como casi siempre, pero todavía no estábamos todos, mientras empezaba a conocer lo que es esperar a los demás y no lo de tener que ser esperado, saludé a un amigo que estaba al lado, hablamos poco, pero fue suficiente para recomendarme un libro que en una breve reseña ya supe que era un libro de futura adquisición, el libro se titula Pensar como un elefante y era de la editorial complutense, lo habían traducido hace poco, este verano, concluyo, ante lo cual y viniendo de una fuente intelectual dentro de mi ámbito de influyencia, lo tomé en serio, la verdad es que me he encontrado con varias cosas interesantes.Si el lector se siente atraído por la política, los neocon (ya sea en contra o a favor), la historia y los lingüistas cognitivos, a lo mejor le gustarán las siguientes líneas.

 

 

Hablamos del libro del profesor de la Universidad de California, Lakoff, mentiría sino dijerá que es muy leído entre los intelectuales de la izquierda norteamericana en particular y mundial en general. Lakoff es un lingüista cognitivo muy influyente desde los años 60, y durante los últimos años ha estudiado los discursos de Bush gente próximas a el , éste descubrió gracias a diferentes disciplinas de investigación, muy detalladas en su libro, Lakoff descubrió que los Neoconservadores de EEUU llevan tiempo introduciendo en sus discursos metáforas sobre el bien y el mal y sobre la familia. Y Lakoff denuncia que no han sido elegidas al azar. ( Radiocable.com )

Según estudian los cognitivos, nuestro cerebro reduce la vida a metáforas, desde la infancia, para hacerla “almacenable” y “comprensible”. Si alguien consigue despertar una de esas metáforas de nuestro cerebro con sus palabras (Bush es un “padre protector”, por ejemplo), no habrá dato objetivo que consiga contradecirlo. Es una forma de manipulación con una sólida base científica y que, según parece, los conservadores han estado investigando desde hace años con importantes dotaciones presupuestarias.

Pero no siempre es sencillo. Equivocarse en las metáforas puede conducir al fracaso. Luis Arroyo que, entre otras cosas encabeza un gabinete en Moncloa, hablaba de ello, y del libro, esta semana en un artículo (hace falta estar suscrito)en el diario EL PAIS:

“….Aznar y Rajoy resultaron débiles, lejanos y mentirosos; a la defensiva. Basta recordar aquella sorpresa en la noche de reflexión. Ese hombre que entraba a la hora del Telediario, y que al tiempo que intentaba transmitir la potencia y la solvencia de un líder (”Me llamo Mariano Rajoy y soy candidato a la presidencia del Gobierno…”), denunciaba las manifestaciones “gravemente antidemocráticas” a la puerta de sus sedes. La imagen era tristemente coherente con la de sus compañeros de partido, que últimamente tenían que entrar en los auditorios por la puerta de atrás…”

Desde Elplural.com nos dicen que Aunque tal como advertía Arroyo, el PP hizo en España todo lo contrario tras el 11-M al aparecer públicamente como una referencia nada fiable en momentos de crisis, también los populares pueden cambiar esta percepción con grandes dosis de inversión. Desde radiocable.com recuerdan que los conservadores destinan mucho más dinero a promocionar fundaciones ideológicas, equipos científicos, pensadores y medios a la hora de difundir sus mensajes.

Otra curiosa anécdota esta en el blog de Juan Cruz que dice: ” El último viernes pasé por la calle Génova de Madrid, en taxi, y junto a la sede del Partido Popular observé que estaban construyendo el escenario de una fiesta. Había andamios, estaban colocando un balcón para oradores, la sede estaba rodeada de camiones para retransmisiones televisivas… Cuando pasé el sábado un taxista me dijo: “Si todavía no hay elecciones… Pero ya hay fiesta”. El domingo se produjo la fiesta, pero la sensación de la fiesta ya se había “vendido”…. La fiesta que se había preparado con tanta ostentación, con tantos armarios y camiones en la calle Génova, había logrado su propósito: el PP “vendió” que iba a ganar, lo difundió subliminalmente primero y abiertamente después, y sus oponentes políticos “compraron” la idea, se mostraron compungidos con su derrota y no fueron capaz de resaltar sus propios logros.

Yo no entendía muy bien ese proceso hasta que llegó a mis manos ese libro del que Hierba quiere que escriba, “No pienses en un elefante”, del norteamericano George Lakoff. Está editado por Foro Complutense, narra la inteligentísima gestión de sus noticias del Partido Republicano norteamericano y cómo ha “comprado” sus ideas y sus conclusiones el Partido Demócrata. Es un libro muy breve, se lee en seguida, y se lee como si fuera una crónica de lo que aquí nos está pasando. Está excelentemente traducido, por Magdalena Mora.”

Desde la bitácora del borrador expone algunas frases (supongo que del libro):

“Cuando piensas que lo único que te falta son palabras, lo que realmente te faltan son ideas. Las ideas surgen bajo la forma de marcos. Cuando los marcos están ahí, las ideas surgen inmediatamente[…]

Los marcos son estructuras mentales que conforman nuestro modelo de ver el mundo […]

Todas las palabras se definen en relación a marcos conceptuales […]

Puesto que el lenguaje activa los marcos, los nuevos marcos requieren un nuevo lenguaje […]

El cambio de marco es el cambio social”

Dejo el enlace de una amplísima crítica del libro en la bitácora La cueva de Zaratrusta , muy interesante.

Como último y más actual ( ya que en Junio ya se estaba leyendo el libro en español) pongo la opinión del Sr Pardo que escribió para el diario EL País, en Julio.

Aquí reseña del libro, sinopsis, precio y demás en Casadellibro.

Anuncios