Esta historia es totalmente ficticia, que en caso de coincidencia no tiene nada que ver con la realidad.

Me disponía a echar el pie al suelo, el taburete era demasiado alto para mis modestas piernas, ya me aburria de estar en el bar,más que aburrido era el ambiente bohemio y la cantidad de alcohol en sangre lo que se estaba conviertiendo en mi consciente y me decía que ya valía, que era hora de desaparecer, además ella me estaria esperando.

Dejé a cierta distancia la barra, donde con cierto esfuerzo deje bien claro con la mano al camarero y dueño del garito que me iba y que la noche para mi habia terminado, el tumulto de gente era obvia, los examnes habían termino y los universitarios buscaban otras emociones que la de los días anteriores, una vez pasada la jungla humana formada en la salida del bar, vi con cierta sorpresa la cola formada para entrar, y que desde la ineptitud de 2 gorilas que eran los que a modo de jefecillos daban el paso o la parada a la gente, obviamente si tenías dos tetas era casi seguro el éxito, entrar al local.

Girando la cabeza para el frente y riendome para mis adentros, pensando de cierta manera en mis años jóvenes pense que la juventud de ahora era muy distinta, tampoco era tan viejo, pero para unos pesan los años más que para otros.

A los 2m de la salido me encontre con Gilmez, un amigo de la facultad, era profesor de música y experto en la época barroca, cuendo lo vi, recorde que un grupo muy bueno del norte daban un concierto esa noche en la ciudad, después de un efusivo abrazo hablamos un poco y le comente si había ido al concierto, me dijo que sí, ademas detrás suyo estaba un componente que habían salido de marcha a tomar algunas copas, lo llamó y me lo presento. Él era corpulento, más bien alto y con cabeza redondeada, su cabeza de cierta manera me recordaba a los afarensis, además de llevar una barba algo pronunciada, no dije ningún chiste sobre su aspecto. Mi amigo se dirgió hacia mi y me dijo.

-Este es Chendoak. Dentro de mi, ante un nombre tan raro , dado mi ignoracia sobre nombres norteños, me quede extraño y le dijé: – Chenoa? , él con cierta benevolencia y sonriendo me dijo: Chendoak. El alcohol que llevaba y mi ignorancia supina acerca de como superar la cagada, además de mi 40% de sordera en un oido me jugo una mala pasada, mi consciencia ya habia asimilado su nombre con sandokan y le dije, te llamas sandokan? . Ya se paso de la sonrisita al enfado, con cierta indiferencia dijo – da igual.

Y como no quería quedar mal le dije que de donde era, el me contesto que de Euskarrikoak , esto lo oí bastante bien, sonrei, ya veia las intenciones políticas del personaje. El me dijo que si sabía donde estaba y le dije que si, resulta que fui profesor de la cátedra de mitologia y simbologia de una importante ciudad. Yo le respondi que era atlante, mi amigo viendo que la conversación no llevaba buen camino se despidió y me ahorro una probable gresca.

Hacía frío, era una noche con bruma y además de estar el cielo abierto y no ser invierno, hacía una temperatura más baja de la que acostumbraba aquellas fechas, de pronto una de la valerosas neuranas de la noche me dijó que tenía un abrigo dentro, la verdad es que lo compre en un rastro italiano por 40€, además era de imitación bastante malo, se suponia que te lo vendian como cuero del bueno, pero se notaba ciertas capas de plástico y productos no muy legales, vamos que si se le pone un mechero en vez de quemarse, explota.

Me dirigi hacia uno de los gorilas del bar, por cierto el bar se llamaba “Y”, la verdad es que no sé porque poner al bar un nombre de una letra, pero esa comversación ya la tuve con el dueño, me acerque al gorila y le dije si ponia entrar a recoger la chupa, el de manera bastante primitiva que dijo que iba borracho y que me tenia que poner a la cola, la verdad es que era bastante larga y hacia bastante frío, yo insisti y el me lo dejo más clarito con una mirada de o te vas o te doy una paliza, la verdad es que en una pelea, poco tendria que ganar, fui de joven corredor de 400m y con una potentes piernas y brazos, además de un torso bastante moldeado, pero eso fui años atrás, ahora asomaba parte del ombligo a traves los las aberturas de la camisa, entonces le propuse debido a mi profunda embriaguez un duelo a primera sangre, el con una cara de sorpresa y de incredulidad me dijo que que era, yo le dije que el primero que sangrara perdía, la cara del primate era completamente de sorpresa, yo diria con algo de miedo, ante mi reto y con una mirada puesta en el cielo me dijo que pasara y me daba 5m o vendria por mi, no tarde ni 2m aunque que encontre con gente por los suelos y algun que otro codo que no me pertenecía. A la salida le di las gracias y me dispuese a tomar camino de mi casa, doble la esquina, no se veia ni ratas por la calle; yo pensando en que ella me estaría esperando en casa, además agudicé un poco el oído bueno, notaba una melodia familiar, seguía caminando y la seguía escuchando, venía de un tercer piso, supongo que de estudiantes, era tarde y no creo que una familia estuviera viendo una pelicula a esa horas, de repente me eche una carcajada, era el final de una pelicula de los años 60. La bruma, la múscia de Sergio Leone y el leve resurgir del sol en el horizonte me daba un cosquilleo por el cuerpo parecía como aquel vaquero del oeste cuando se va por las vastas llanuras americanas con el atarder de fondo y cabalgando solitario hacia el horizonte, Llegue a casa y alli estaba ella fiel desde tiempos inmemorables.Era la soledad. No sabía si había acabado el día o lo empezaba, lo que si sabía es que estaba solo.

PD: dedicado a todas personas que escriben relatos, a los que apoyan el blog y los que me inspirán, a todos gracias.

Blog de relatos de amigos: Silver Bullet Blues , Xarleen y Born to be wild. Supongo que me habre olvidado de alguno, para eso estan los comentarios.

Anuncios