El toreo es cultura

Según el diccionario, cultura “resultado de cultivar los conocimientos humanos y afinarse por medio del ejercicio de las facultades intelectuales del hombre”. Es obvio que torturar a un animal por diversión no contribuye en nada a cultivar conocimientos.

Qué facultades intelectuales puede ejercitar la tortura de un animal? La evolución mental y crecimiento espiritual como seres humanos no pasa por las corridas de toros.

El toreo es arte

Si se entiende por arte la habilidad para hacer una cosa, torear puede ser un arte pero también lo puede ser levantar una pared de ladrillos, estafar, etc.

El hecho de que algunos artistas se hayan inspirado en las corridas de toros no hace de esta bárbara costumbre un arte. Otros muchos se han inspirado en la guerra, martirios de santos, etc… y esto no hace de estas actividades un arte.

El arte es creación, no destrucción.

El toreo es tradición

También eran tradición los inescrupulosos combates a muerte de gladiadores esclavos en la época romana, y también es tradición la ablación del clítoris en algunos países. Por el hecho de que algo sea tradicional, no implica que deba ser conservado ya que puede consistir en prácticas monstruosas.

Muchas tradiciones han muerto gracias a la evolución y trascendencia del hombre y las corridas de toros deben seguirlas.
Como decía Manuel Machado: “Conservadores, sí; pero de la salud, no de la sarna”.

Los toros de lidia están hechos para pelear

El toro es un animal rumiante, herbívoro y de una naturaleza poco agresiva, tiene mala vista y una capacidad limitada de enfocar.

La apariencia excitada y agresiva de los toros al entrar en la plaza se debe a que han pasado 24 horas en una caja de madera a oscuras siendo molestado de múltiples maneras (afeitado de los cuernos, sacos de arena sobre sus lomos, etc.). Segundos antes, se les ha clavado un lazo de color atado a un gancho metálico que les causa un considerable dolor en el lomo.

Por tanto, el animal sale cegado por el sol, afectado por el dolor del lazo y la aparente bravura que muestra corriendo de un lado a otro es simplemente una desesperada búsqueda de una escapatoria las ocasiones en que el toro arremete contra las personas son contadas, la mayor parte del tiempo busca una salida y mira a su alrededor en un estado de confusión.

En su medio natural y si no teme por su rebaño, los toros se avendrán a comer apaciblemente de las manos de desconocidos. Existen fotografías de familias de ganaderos tomando su picnic dominical en un prado de toros bravos.

 

Sin corridas de toros se extinguirían los toros bravos

Si sólo pudieran existir las especies de las que se obtiene provecho económico, porqué conservaríamos el lince ibérico?

Los taurinos utilizan este nuevo argumento aprovechando que términos como extinción de especies y conservación están tan en boga para intentar “colar” las corridas de toros, si es que resultará que son ecologistas!

Es más, el toro de lidia es el resultado de un proceso de selección y manipulación genética para lograr unas características físicas que varían de la especie original Bos Taurus. Por tanto, si efectivamente se extinguieran, no supondría ninguna desgracia para el ecosistema.

Vive de lujo hasta que muere en el ruedo

Aunque algunos toros viven en la dehesa, la cría de los toros de lidia se está intensificando poco a poco, llegando a vivir muchos en condiciones similares a los animales destinados al consumo humano.

Y aunque vivan cómodamente en las dehesas, acaso esto justifica que mueran durante una larga agonía de 20 minutos desangrados, con los músculos desgarrados y ahogándose en su propia sangre? Qué persona querría vivir lujusosamente durante unos años para morir así?

El toreo crea muchos puestos de trabajo

También vive mucha gente del tráfico de drogas y de la pederastia y no por esto son aceptables estas actividades.

Es una lucha noble o el torero se juega la vida

En una corrida, el toro no tiene ninguna posibilidad de salvar su vida. Se trata de una lucha injusta de la que el toro no saldrá con vida mientras que son limitadísimas las ocasiones en que los toreros han resultado heridos. Mueren miles de toros al año en corridas, y cuántos toreros? Según la revista “El Ruedo” mueren más toreros en accidentes de tráfico que en las plazas de toros.

A la mínima que el toro arremete contra el torero, salen a la plaza una decena de personajes para distraer la atención del animal que, en caso de sentirse acorralados, siempre pueden esconderse tras el burladero, dónde no llega el animal.

De los pocos toros que son indultados, un 80% suele morir en los días posteriores debido a las heridas recibidas durante la corrida y a su infección. Si sobreviven, suelen tornarse solitarios, deprimidos y temerosos de los humanos.

El toro no siente

El toro posee un sistema nervioso central y autónomo o visceral. Cómo no le va a doler la puya de 15 centímetros clavada en su lomo si su sensibilidad es tal que cuando se le posa una mosca en él, la espanta con la cola?

Existen numerosos informes científicos que demuestran la sensibilidad de estos animales. Es más, los toros tienen conciencia y pueden mostrar sentimientos e incluso reconocer a personas y lugares.

¿Y los animales de granja? o al final se consume su carne

Aunque demasiado a menudo los animales en los mataderos no son sacrificados de la manera más rápida y ética que existe, su padecimiento es menor y más breve que el de los toros torturados en las plazas ya que existen leyes obligando a su aturdimiento antes de la muerte. Si la crueldad y el ensañamiento con que se lleva a cabo la tortura de 20 a 30 minutos en las plazas tuviera lugar en un matadero, los responsables serían penalizados e incapacitados para llevar a cabo su trabajo.

Si les preocupa a los taurinos los animales de granja, cuánto más debería preocuparles los toros cruelmente torturados sin motivo alguno? Cuantos de ellos son vegetarianos? Como reza el dicho popular “lo malo en casa ajena no presta virtud a lo malo en casa propia”.

 

Hay otros temas de los que preocuparse antes

Sí existen muchas formas de violencia hacia humanos y otros animales, pero esto no quiere decir que no podamos preocuparnos por el sufrimiento de estos seres. La solidaridad no tiene límites. Se puede preocupar uno tanto de los niños que pasan hambre y de los refugiados de guerra como del bienestar de los animales. Los que usan este argumento no suelen colaborar con ninguna ONG humanitaria.

Las corridas de toros implican una violencia gratuita, una preocupante forma de diversión.

Numerosos estudios científicos relacionan la violencia hacia los animales con la violencia hacia las personas. Es un hecho documentado que un alto porcentaje de los criminales más peligrosos habían maltratado animales en su juventud. Un gran numero de maltratadores de mujeres también han hecho daño a los animales de sus parejas antes de llevar su agresividad a la violencia doméstica o ya maltrataban animales de niños. Evitar la crueldad hacia los animales es un eslabón más la cadena de violencia que envuelve nuestra sociedad.

Mahatma Gandhi, político pensador decía “El progreso moral y desarrollo de una nación se puede medir en la forma de tratar a sus animales”.
Un país, como España no puede permitir la legalidad de esta barbaridad.

Peor es el boxeo

Los boxeadores suben al ring voluntariamente y su lucha sí es “justa” si se le puede llamar así, ya que los dos están en igualdad de condiciones. En cuanto uno de los jugadores no se encuentra en condiciones de seguir, puede “tirar la toalla” y rendirse.

Fuente: Fundación para la adopción, apadrinamiento, y defensa de los animales

Anuncios