El atracador conocido como El Solitario, que ha recibido la calificación de “el delincuente más buscado” de España, ya tiene rostro e identidad, y hoy ha sido capturado. Acusado de tres homicidios y decenas de atracos, actuaba desde hace más de 13 años en bancos de toda España. En una operacion conjunta de la Policía Nacional y la Guardia Civil, y gracias a la colaboración de las fuerzas de seguridad portuguesas, Jaime Giménez Arbe, que así se llama el “presunto” atracador, ha sido detenido sobre las 13.00 horas en Figueira Da Foz, una localidad al norte de Portugal, a la que fue seguido antes de ayer por la policía desde Madrid, siendo hoy detenido cuando se dirigía a atracar una sucursal bancaria.

El detenido, que es un vecino de Las Rozas (Madrid), tenía en el momento de su detención armas y elementos de camuflaje, según fuentes policiales. Iba disfrazado con una barba, bigote y peluca falsos. Giménez estaba a punto atracar una sucursal de la Caixa Agrícola. Llevaba un chaleco antibalas, varios juegos de esposas, una pistola ametralladora de calibre 45 y un revólver del 45, llenas de munición y listas para disparar y con cuatro cargadores extra debidamente cargados.

La policía le seguía la pista desde hace mucho tiempo. Según fuentes de la investigación, la semana pasada El Solitario se acercó desde Madrid a Figueira a explorar el terreno. Volvió a Madrid y anteayer cogió de nuevo el coche para llevar a cabo el atraco. El delincuente conducía un vehículo con matriculas portuguesas falsas. En el interior del coche había otro par de matriculas falsas españolas. Gímenez ha sido trasladado a última hora de la tarde a Coimbra. España pedirá mañana su extradición inmediata.

El Solitario ha utilizado siempre el mismo modus operandi al efectuar los atracos, normalmente a última hora de la mañana, disfrazado con peluca oscura y barba postiza, y armado con una pistola o revolver. Las Fuerzas de Seguridad atribuyen a El Solitario, de unos 45 años y 1,70 metros de estatura, el asesinato de al menos dos personas, dos guardias civiles en Castejón (Navarra) el 9 de junio de 2004. También se le atribuye la muerte de un policía local el 10 de mayo de 2000 tras perpetrar un atraco en Vall d’Uxó (Castellón).

La policía ha comprobado su participación en 36 golpes, aunque es probable que haya perpetrado unos cuantos más. En total ha logrado un botín de 600.000 euros. El último atraco que se le atribuye tuvo lugar en la localidad zamorana de Toro, en mayo de este año, llevándose unos 6000 euros.

Desde aquí mi enhorabuena a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, tanto españolas como portuguesas, por la captura de uno de los personajes más buscados de los últimos tiempos en nuestro país.

Anuncios