Thiago Olson consiguió lo que algunos países aún han sido incapaces de conseguir: obtener la fusión nuclear, primer paso para la construcción de una bomba de hidrógeno. Según explica la revista Discover, el joven dedicó dos años a este proyecto. En principio era un proyecto de fin de semana pero fue interesándose en él hasta conseguir el objetivo final.

Busco información, compró los elementos a través de Internet y tiendas convencionales y en noviembre del 2006 consiguió su objetivo.

La fusión nuclear se produce cuando dos átomos de hidrógeno se funden en uno de helio. La temperatura que consiguió llegar el joven en su “laboratorio casero” fue de 94 millones de grados celsius.

Además de los usos militares la ciencia nuclear se destina a la consecución de energía eléctrica, entre otros.

Ahora ya sé a qué podré dedicarme los fines de semana…, y mi coche dormirá en la calle

Anuncios